Las reformas suelen ser esas pesadillas farragosas a las que la gente normalmente se resiste a no ser que sea cuestión de absoluta necesidad. En mi caso reformar es igual a ¡diversión! y cuando ví por primera vez este local no pude más que empezar a dar palmas por la cantidad de posibilidades que le veía al espacio. El local se encontraba en bastante mal estado con goteras, rejas averiadas y completamente fuera de normativa de cara a conseguir una… Read more »